Dossier editoriales independientes argentinas: el arte de la supervivencia criolla

Surgidas al calor de un mercado que parecía prometedor en cuanto a nuevos lectores ávidos de novedades y calidad literaria, y apuntaladas por políticas públicas en materia cultural que hoy ya no existen, las editoriales independientes argentinas navegan una actualidad de aguas turbulentas.

En esta primera entrega del dossier entrevistamos a Víctor Malumián, que se propuso desde 2012 una Feria de Editores independientes que fue creciendo, y en agosto próximo desembarca en el Centro Cultural Kónex con 250 editoriales que esperan la visita de 10.000 asistentes. Juan Alberto Crasci, por su parte, nos cuenta sobre el emprendimiento de La Coop, que nuclea el trabajo de 15 editoriales independientes.

La semana que viene, en una nueva entrega, realizamos una encuesta con 5 preguntas a editores independientes que nos dan un panorama de la situación actual del sector.

Todos concluyen en una suerte de fórmula de supervivencia criolla para tiempos de sequía: resistir, redoblar la apuesta y esperar a que amaine la tormenta.


VII Feria de Editores en el Kónex

“Esperamos recibir más de 10.000 lectores”

Entrevista a Víctor Malumián

– ¿Cómo surgió la idea de la feria? ¿Podrías hacer un breve recorrido por las diferentes ediciones de la feria, desde la idea original a la próxima en el Konex? ¿Cómo se fueron dando las cosas?

La idea era generar un espacio de contacto directo con los lectores, así como una feria que fuera más representativa de un conjunto de editoriales que trabajan con lógicas muy distintas a los grandes grupos.

Empezamos en el bar de La tribu, apenas veinte editoriales, convocamos por nuestras redes sociales con la propuesta de charlar sobre los libros que hacemos. Ese día una gran tormenta anegó las calles y cuando el agua empezó a bajar, los lectores se dieron una vuelta por la FED. Durante cuatro años creció de forma sostenida, al quinto año pasamos a Central Newbery donde cerca de 100 editoriales coparon esos 400 metros cuadrados, al año siguiente la gente de Santos4040 tuvo la amabilidad de recibirnos y con sus 900 mts cuadrados, creció la feria a una oferta de 150 editoriales. Los lectores acompañaron a la feria y por momentos tuvieron la paciencia de hacer hasta tres cuadras de cola. Este año nos traspasamos al Konex para que estén todos más cómodos. Esperamos que la difusión de la Feria de Editores crezca y contemos con la presencia de nuevos lectores.

– ¿Cómo será la próxima feria de agosto en el Konex? ¿Cantidad de editoriales que participan, público que se espera en función del público del año pasado?

El viernes 10, sábado 11 y domingo 12 de agosto, esperamos aproximadamente 250 editoriales de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Uruguay. Si todo sale bien recibiremos a más de 10.000 lectores en el Centro Cultural Kónex (Sarmiento 3131, Abasto, Buenos Aires).

– ¿Cómo se define una editorial independiente? ¿Cuál es el modelo de gestión habitual?

Creo que como categoría “lo independiente” no está funcionando, es más interesante pensarlo como una zona donde algunos actores están más cerca o más lejos del centro. Hay muchos modelos con diferentes escalas de grises y de formas de encarar los problemas y las dinámicas diarias. Creo que uno de los puntos más fuertes es que los editores que entran en esta zona no tienen al mercado como principal preocupación. Esto no quiere decir que no lo tengan en cuenta, sino que no es su norte, su norte está en generar un catálogo de calidad. Más allá de lo pomposo que pueda sonar el término.
“El editor debe actuar como un agitador cultural… lejos está de haber terminado la tarea una vez que el libro está impreso”
Creo, que hoy la división entre editoriales está más dada entre los editores que publican lo que un análisis de mercado les dice que una audiencia mayoritaria busca, versus los editores que publican y luego salen a buscar ese público. Un poco, proponiendo caminos de lectura.

– En tu libro Independientes de qué, recopilás las experiencias de 30 editores latinoamericanos. ¿Cuáles serían a tu criterio los principales 3 errores que se cometen cuando se plantea la gestión de una editorial independiente?

El libro es una co-autoría con Hernán López Winne. Es una pregunta difícil de responder, pero a grandes rasgos se podría decir que está el problema de calcular correctamente la tirada, no solo por lo que el título podemos imaginar que venderá sino por cómo tenemos estructurada nuestra logística y la prensa que podrá tener. Un tema es la cantidad de lectores a la que puede interesarle el libro, otro distinto es si logramos que todos esos lectores se enteren y otro es si logramos que los libros lleguen a puntos donde esos lectores interesados pueden adquirirlos.

Un segundo error frecuente es pensar que las tareas del editor terminan cuando el libro está impreso. El editor debe actuar como un agitador cultural, y difundir activamente el libro, lejos está de haber terminado la tarea una vez que el libro está impreso.

No sé si lo catalogaría como un error, pero la distribución en Argentina es un tema complejo y que no se logra resolver, un poco por lo caro de la logística, mucho por la escasa intervención y ayuda estatal – que sí la hay en otros países- y otro tanto por la extensión del territorio y lo dispar de las concentraciones de las ciudades.
“las editoriales más vulnerables están publicando lo más interesante de la escena”
– ¿Hoy qué diagnóstico se puede hacer sobre las editoriales independientes en Argentina?

Es complejo, por un lado, las editoriales pequeñas están cada vez más golpeadas por el contexto económico, al igual que las librerías que son sus principales socios comerciales.
Por el otro, las editoriales más vulnerables son las que están publicando gran parte de lo más interesante de la escena literaria y ensayística. Esto se puede ver en la visibilidad que logran. Se genera como cierta disociación entre la imagen proyectada de la editorial y su realidad del día a día.

Web de la FED: http://feriadeeditores.com.ar/


La Coop: 15 sellos independientes trabajando a la par

“El contexto actual dificulta enormemente el trabajo”

Entrevista a Juan Alberto Crasci

– ¿Cómo surgió la idea de la Coop, cuándo y cómo empezaron a trabajar?

La Coop surgió en el año 2014, luego de que varios editores se cruzaran en ciclos, charlas, presentaciones, y se enfrentaran a los mismos inconvenientes: cómo hacer para que los libros lleguen a más lectores y cómo tener un mejor control de todo lo que sucede con el principal canal de ventas, el de las librerías, ya que las grandes distribuidoras del país no congeniaban – por decirlo de algún modo- con el modo de trabajo de los sellos más pequeños o independientes. Durante ese año se llevaron a cabo muchas reuniones en las que se empezaron a tratar de un modo más serio esas problemáticas, y a las que nos fuimos sumando editores de distintos sellos hasta que, a fines de 2014, logramos armar un núcleo de trabajo interesante, casi fijo, que se terminó de solidificar durante el 2015, año en que dejaron el proyecto algunas editoriales y se sumaron otras.

Actualmente, La Coop está conformada por editores de 15 sellos, que son el núcleo de trabajo. Además, distribuimos y llevamos a ferias y festivales el material de 20 sellos más.
“La Coop está conformada por editores de 15 sellos… Además, distribuimos y llevamos a ferias y festivales el material de 20 sellos más”
– ¿Cuál es el camino que recorrieron hasta la actualidad?

El camino se desvió un poco del plan original, que era armar una distribuidora. A partir del 2014 logramos una logística muy importante por medio de la cual los libros pudieron viajar mucho, circular por ferias de todo el país, lo que nos hizo ganar lectores de primera mano, de forma directa, con el contacto de los editores vendiendo los libros en las ferias. También conocimos a autores y editores de todo el país que se enfrentaron a las mismas problemáticas, con los que, de una forma u otra, tratamos de generar puentes para estar más comunicados, conectados, y para que los libros y los autores se muevan y se conozcan.

En lo que respecta a las ferias, hasta el día de hoy, logramos incrementar el número de ferias a más de 100 por año, incluyendo algunas del exterior (Uruguay, Chile, Perú, Colombia, Bolivia, México).

Luego de ese primer año comprendido entre 2014 y 2015, sí pudimos comenzar a dar forma a la distribuidora, que hoy está funcionando muy bien y no solo distribuye libros de los sellos fundadores e integrantes de la cooperativa, sino que también presta el servicio a otros sellos.

– ¿Cómo manejan el cronograma de las ferias a las que asisten?

El trabajo de seguimiento de ferias y festivales es arduo, porque varía año a año. Sabemos que el fuerte de las ferias se desarrolla entre los meses de mayo y noviembre. La situación económica general hace que el panorama cambie completamente en pocos meses, y que dificulte un poco ese seguimiento, ya que algunas ferias que contaban con determinado presupuesto, dejen de tenerlo; las personas que trabajaban en la organización ya no estén más, etcétera. Hay dos compañeros de La Coop que, en base a experiencias anteriores y a nueva información que nos va llegando, se comunican con los organizadores de esas ferias para poder asistir.

El paso que estamos dando desde el año pasado es tratar de generar espacios, no solo para que los libros estén presentes, sino para que también estén apuntalados por la presencia de los autores dando charlas, participando en lecturas o en talleres/clínicas dentro de las ferias y festivales, lo que es beneficioso no solo para las ventas de los libros sino para la experiencia de los lectores y de los autores.

– ¿El proyecto es sustentable? ¿Cuáles son las claves?

Es sustentable del mismo modo que es sustentable mantener activa una editorial “independiente”: teniendo otros trabajos que nos permitan vivir. Si bien La Coop, a partir del fortalecimiento de la distribuidora, empezó a dejar un poco de dinero para los gastos de mantenimiento del proyecto y los sueldos de quienes trabajan, aún falta mucho para que no suframos el día a día.
“Si bien La Coop, a partir del fortalecimiento de la distribuidora, empezó a dejar un poco de dinero para los gastos de mantenimiento y los sueldos, aún falta mucho”
– ¿Cómo ven el laburo editorial y librero en el contexto actual?

El contexto actual dificulta enormemente el trabajo, en todas sus facetas. Desde el incesante aumento de costos de producción del objeto libro, las políticas públicas que minaron el trabajo que se había realizado para fomentar esa producción, para fomentar el desarrollo de nuevos proyectos y también la formación de nuevos lectores, hasta la baja de las ventas debido a la depreciación constante del salario, porque cuando se trata de recortar gastos, cualquier persona o familia recorta primero, hasta de forma lógica, diría, el consumo de bienes culturales (libros, discos, teatro, cine, etc.) y las salidas a comer, a tomar algo… Todo nos juega en contra a los diversos eslabones de la cadena de producción y comercialización. Y también nos juega en contra no producir, no sacar nuevos libros.

Si durante unos meses una editorial deja de sacar novedades, está minando el trabajo que el propio sello realizó anteriormente para posicionarse y para darse a conocer. Por lo que hay que seguir, a pesar de todas las dificultades.

Web de La Coop: http://lacoop.com.ar/

Mirá la segunda parte del dossier haciendo click aquí

AUTOR

ALEJANDRA CORREA. Poeta, artista visual y gestora cultural. Fue una de las creadoras y directoras de la Audiovideoteca de Buenos Aires (2004 a 2011) la Red Federal de Poesía (2014 y 2015) y co-dirige junto a Marisa Negri el Festival de Poesía en la escuela desde 2010. Junto a Julia Magistratti lleva adelante la editorial independiente La Gran Nilson.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario