Melopea y el arte de producir melodías

Melopea-RAE

El término Melopea proviene de Grecia, y se vincula a las reglas del buen uso de la armonía y la composición, que dan por resultado la melodía. Sin dudas Litto Nebbia tuvo en cuenta este sentido al utilizarlo como título para su disco  editado en 1974. Años más tarde volvería a usarlo, esta vez para designar al proyecto que marcó un salto en su carrera de músico, productor y pionero de la autogestión independiente (¡en tiempos analógicos!): Melopea Discos.

Pero volvamos un poco en el tiempo para conocer esta historia desde el principio. Sabido es que los caminos de los emprendedores son insondables. Y si los emprendedores son madre e hijo, aún más. En 1982, Martha Nebbia, la madre de Litto, se mudó a una vieja zapatillería de su propiedad para estar cerca de Miranda, su nieta recién nacida. Se instaló en esa casa tipo «chorizo» de Villa Urquiza con sus perros y gatos, sus instrumentos, sus libros, su música. Y fue a instancias de ella que, durante cuatro años, cada fin de semana Litto separó una porción de lo ganado con sus shows para ir dando forma a lo que sería primero un espacio donde guardar los equipos, luego una sala de ensayos y finalmente, siempre subiendo la apuesta, un estudio de grabación.
«Había un negocio, con sus vidrieritas, y la cortina metálica al cerrar», cuenta Nebbia en una entrevista publicada por La Opinión de Rafaela. «Mi madre siempre fue de prever e inventar cosas que eran como sueños y luego, laburando, se realizaban. Es una suerte de educación que tenemos. Ella dijo un día, ‘acá podés guardar los equipos cuando volvés de los shows’. Otro día dijo, ‘acá si ponés una alfombrita, algunos días podés ensayar’. Y otro día dijo, ‘acá con el tiempo te podrías hacer un estudio de grabación y grabás lo que se te dé la gana sin que nadie te rompa’. Así fue como se hizo».
«Desde muy niño, uno de mis mayores sueños era poder hacer discos»
Es que si bien el músico venía generando fuertes éxitos de ventas, sus objetivos no pasaban por lo comercial. Litto quería tener libertad para experimentar, crear sin límites, producir a otros músicos, rescatar clásicos casi perdidos. Al desvincularse de los grandes sellos, y con el acompañamiento de Salvador Barresi, el técnico de grabación y operador en las primeras grabaciones de Nebbia y Los Gatos, se fue gestando el sueño. Fue Salvador quien le llevó un dibujo del proyecto de estudio de grabación, al que llamaba «El Nuevo Mundo». El nombre, le explicó, tenía que ver con la idea de iniciar una nueva etapa, una nueva vida. Y así fue bautizado el «Estudio del Nuevo Mundo».
El 9 de noviembre de 1988 puede considerarse como la fecha de nacimiento del estudio: ese día se grabó a modo de prueba inaugural la canción “Tema de Petreca” con Nebbia al piano, Bernardo Baraj en saxo tenor y Luis Borda en guitarra. Y desde esa sesión la música no se detuvo.

Como suele pasar con los proyectos independientes poderosos, Melopea es un fiel retrato de su creador: prioridad puesta en la calidad artística, producción abundante, apertura, exploración y mezcla de géneros, experimentación, rescate de obras y maestros, impulso a nuevos artistas. El sello lleva producidos y editados más de 500 títulos sin límites entre géneros: Tango, Folklore, Jazz Argentino, Fusión, Música Río Platense, Flamenco y los trabajos personales del propio Nebbia, entre otros.

Una enumeración incompleta de los nombres que sonaron entre las paredes de la vieja zapatillería resulta impactante. Grabaron allí figuras del calibre de Roberto Goyeneche, Adriana Varela, Atahualpa Yupanqui, Enrique “Mono” Villegas, Leda Valladares, Susana Rinaldi, Osvaldo Tarantino, Victor Biglione, Antonio Agri, Walter Rios, Roberto “Fats” Fernandez, Manolo Juarez, Hugo & Osvaldo Fattoruso, Cuchi Leguizamón, Dúo Salteño, Andrés Calamaro, Eduardo Lagos, Rubén Rada, Fernando Suarez Paz, Néstor Marconi, Zé Renato, Roberto Grela, Wynton Marsalis, Gustavo Bergalli, Walter Malosetti, Erling Kroner, Baby Lopez Furst, Andrés Calamaro, Suma Paz, Tito Reyes, Leopoldo Federico, Osvaldo Berlingieri.

Al igual que su producción artística, los proyectos de Nebbia y Melopea parecen no tener fin: a partir de los 90 comienzan a sucederse los registros en video de conciertos y sesiones, hasta que se decide agrupar los trabajos y avanzar en el desarrollo de la producción audiovisual, mediante la creación de Luminaria Films. El objetivo, generar un registro de los grandes músicos que pasaban por el estudio, recitales y documentales sobre música y rock. En estos años Melopea y Luminaria han producido, además de valioso material de archivo, «Una celebración del rock argentino. Primera generación 1963-73«, una caja con 9 discos, un libro y un DVD, 11 (VIDAS), donde Litto musicaliza versos de Alfredo Lichter, y «La Canción Del Mundo«, un triple álbum lanzado en 2011, que agrupa producción 2009/2011 de Nebbia y un DVD con temas inéditos. Y, vueltas de la vida, es la propia Miranda, la hija de Litto, quien se encarga de la realización cinematográfica en Luminaria.

Web de Melopea: http://www.melopeadiscos.com.ar/

AUTOR

FEDERICO BOROBIO. Emprendedor cultural, periodista y fotógrafo. Creador y director del portal Recursos Culturales, la revista Emprende Cultura y el proyecto comunitario El Comando de la Felicidad. En 2007 realiza el posgrado en Gestión y Política en Cultura y Comunicación (FLACSO). Hasta 2004 fue codirector de la productora y espacio La Nave de los Sueños y del Festival Internacional de Cortometrajes Sueños Cortos.

1 COMENTARIOS DE LECTORES

¿QUERÉS COMENTAR?
  1. Pingback: Litto Nebbia: "La independencia te trae una tranquilidad espiritual y musical muy grande" | Revista EMPRENDE CULTURA 14 Jul, 2016

    […] productivo y emprendedor, en 1988 decide abrirse de las grandes discográficas y crear su sello: Melopea. Hoy, cuando la tecnología digital hace posible que los músicos graben y distribuyan su […]

Deja un comentario